GNB y PNB, testigos inertes ante agresión a periodistas durante protesta en la Av Fuerzas Armadas

Para nadie es sorpresa que en Venezuela la prensa sea perseguida, amedrentada y censurada. Durante años vimos como el gobierno iba controlando los medios de comunicación y poco a poco censurando uno a uno a través del miedo y la censura/auto censura.

Lo que se vio -y vivió- el día 2 de junio durante las protestas en la Av. Fuerzas Armadas del municipio Libertador, no es mas que una muestra de la impunidad y gobierno de malandros apoyados que controla los poderes en Venezuela.

Muchos salimos a la calle el día de ayer con las ganas de reportar y mostrar una verdad, una verdad que no le gusta al gobierno, una verdad que no le gusta a los simpatizantes del gobierno, una verdad que demuestra el fracaso de un gobierno en cualquier parte del mundo… la verdad de que su pueblo tiene hambre y no consigue comida.

Nosotros salimos con cámara, bolso, celular y micrófono en mano, no salimos armados, no salimos “empistolados” y mucho menos salimos a caernos a golpes, simplemente salimos a informar, que el venezolano sepa lo que sucede. Recordemos que la comunicación en Venezuela se encuentra “en diferido”, ya no hay reportes en vivo de lo que sucede en sucesos, no hay ese avance de noticias, ese última hora que había antes, todo se dice al día siguiente, tal como quiere y ordena el gobierno a través de Conatel.

Es de conocimiento público que todo gobierno que fracasó, y todo gobierno totalitario, usa las armas como herramienta de defensa, ataque y de intimidación. Sin embargo, ha quedado demostrado que el miedo, pavor y terror que le tienen a una imagen captada por nosotros, son capaces de cambiar las cosas, por eso obligan a sus simpatizantes para que cometan actos delictivos, es mejor eso que permitir que transmitamos la informacion, es hasta curioso.

Maduro, show con poca asistencia y de bajo costo.

El presidente Maduro estuvo en un acto con comunidades indígenas, habló, bailó, saludó, amenazó, en fin, todo lo que siempre hace, show repetido con mismos actores pero menos audiencia.

Mientras esto ocurría, un grupo de periodistas estaban siendo golpeados, amenazados y robados en la Av. Fuerzas Armadas. Sujetos que portaban armas de fuego y tubos, caminaban tranquilamente amenazando y robando a los periodistas que cubríamos el hecho, en su mayoría eran trabajadores de la Alcaldía del Distrito Capital… ¡que cosas!.

Inicio de protesta, intermedio y final

Todo comenzó con un grupo de camiones de alimentos que iban a un establecimiento del centro de la ciudad y son desviados, por ordenes superiores, a los “CLAP” -Comités Locales de Abastecimiento y Distribución- todo esto sin previo aviso, la gente en cola se molestó.

La gente para demostrar su descontento, trancaron la calle y comenzaron a protestar, todo se mantenía en calma pero cuando los oficiales intentaron mediar con ellos se desató el infierno. Personas comenzaron a empujar a oficiales, los oficiales comenzaron a agredir a las personas, en cuestión de minutos, ya todo estaba lleno de perdigones, bombas lacrimogenas y personas más molestas que antes.

Comienzan a llegar los reportes de protestas y recibimos llamadas de lo que sucede, me preparo y salgo a cubrir la protesta. Detengo a un moto taxista y le digo para ir a la Av. Fuerzas Armadas, me contesta con una pregunta, ¿Allá no hay peos ahorita?. Le digo que si, pero que no iba a estar conmigo, que me dejara cerca y listo.

Durante unos minutos todo es normal, Guardia Nacional disparando perdigones y bombas lacrimogenas, manifestantes lanzando piedras, el equipo de mediación de la Policía Nacional Bolivariana intentando hablar con los manifestantes, todo normal como siempre.

Al llegar a Altagracia a la calle Pasaje Sevilla, municipio Libertador, veo a una de mis colegas en el piso, todos están siendo sometidos por unos sujetos armados, estos sujetos los despojan de cámaras, equipo de seguridad y artículos personales, un fotógrafo que intentó acercarse fue golpeado y le intentaron quitar sus equipos, justo en este momento comienza el desastre.

Comenzamos a tomar fotos, grabarlos en video y ellos solo nos insultaban y nos amenazaban que iban a disparar, menos mal no sucedió. Al llegar la GNB nos alejamos de ellos y nos mantuvimos unidos. Nos vamos al centro de la calle, para documentar la protesta, pero nos lanzan algunas botellas de los edificios, tuvimos que correr y estar debajo de los techos de los comercios.

Esto se mantuvo durante 15 minutos, nosotros haciendo nuestro trabajo en una esquina y los oficiales en otra haciendo el suyo. La GNB y PNB toman el lugar y hacen piquetes para restablecer el transito, poco a poco se comenzaba a normalizar todo pero se mantenía tenso el ambiente.

A mi izquierda estaban golpeando a unos fotógrafos de El Universal, del otro lado a uno de El Nacional, El Pitazo, ContraPunto, entre otros. En 10 minutos 19 periodistas y reporteros fueron agredidos por personas trabajadoras de la Alcaldía del Distrito Capital y por colectivos simpatizantes del gobierno, todo esto en frente de las miradas cómplices de la GNB y PNB.

La mayoría de los reporteros fueron golpeados, víctimas de robo de equipos y a muchos les dañaron sus cámaras. Ante estos ataques la GNB solo respondía que “no habían visto nada”, al mostrarle el vídeo del ataque me decía “no lo veo, no se quien es”.

Delincuentes identificados

Tres de los agresores fueron identificados, el primero fue Jose Bonaldy, Jefe de Servicios de la Alcaldía del Distrito Capital, el era uno de los sujetos armados y que coordinó el robo a los periodistas, en fotos se puede observar armados y llamando por teléfono coordinando el ataque a la prensa.

El segundo fue identificado como Luis Pericaguan, “Abogado”, entre comillas porque parece que no tiene conocimiento de las leyes, trabajó en tribunales pero fue despedido por casos de corrupción, luego trabajo en la ONA y actualmente trabaja para la Alcaldía del Distrito Capital, otra joya más.

El tercero, el del video que intenta robar una camara impunemente al frente de la GNB, es nada mas y nada menos que Otto Aponte, el es primo y escolta de Daniel Aponte, actual Jefe de Gobierno del Distrito Capital… Todo queda en familia.

Screenshot_14

Aún falta identificar mas agresores/ladrones, aquí algunas imágenes para ver si alguno es conocido y puede ser identificado.

GNB y PNB (Orden Público), cuerpos de seguridad de malandros.

La GNB y la PNB demostraron ser un grupo que tolera -y acepta- a los malandros, un grupo que trabaja conjuntamente con delincuentes y ladrones armados, un grupo que no le importa la vida ni el respeto de las leyes en el país. Lo único que hicieron fue sacarnos del lugar porque era “inseguro que nos quedáramos en el sitio”, ¿ellos no tienen competencias, ni depende de ellos la seguridad de todos los habitantes del país?. Acerca de los equipos robados, solo respondieron “tienen que estar pendiente de sus pertenencias, estas cosas pasan en las protestas”. Las autoridades no hicieron absolutamente nada.

En fin, perdí el poco respeto que le tenia a los organismos de seguridad adscritos al control del orden público, no sé si los Generales y militares de mayor rango lo aprueban o conocen esto, pero en su mayoría pertenecen al mismo saco de delincuentes que tienen azotadas -y permiten que azoten- las calles de Venezuela.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s