Los “mineros” del río Guaire

whatsapp-image-2017-02-05-at-6-57-58-pm
Río Guaire de Noche

En Caracas hablar del río Guaire es hablar de suciedad, aguas negras, basura y miles de enfermedades. Muchas veces hablando entre amigos la gente bromea y dice miles de cosas negativas sobre ese río.

El gobierno nacional intentó, durante varios años, el saneamiento del río. Millones y “millonas” se gastaron en ese proyecto que resultó ser un fiasco donde se perdió el dinero de inversión. Nadie ha dicho algo al respecto por esa perdida.

Durante varios días busqué la forma de compartir con gente que hace vida y vive del Guaire, muchos se preguntarán ¿Quién vive del Guaire?, la respuesta es sorprendente, sólo en 12 días compartiendo en ese río se tuvo contacto con más de 100 personas.

En éste escrito no hablaré de muchos detalles de sus vidas, qué hacen o cómo llegaron a dedicarse a ese oficio ya que tengo compromisos en diferentes medios.

Los recolectores de cartones

En la Av Río de Janeiro a la altura de Las Mercedes y en el cruce de Chacaito hay 2 puntos donde se pueden encontrar los recolectores. Uno de los puntos se llama “La Jungla”, queda a la derecha de la Av Principal de Las Mercedes sentido Chacaito, a un costado del nuevo elevado. En ese punto se reúnen de 10 a 45 personas todos los días, están rodeados de basura, ratas, papel, monte, contaminación y del Guaire. Entrar a ese lugar y hacer el contacto con ellos no fue difícil. Siempre hablar “claro” de lo que se va a hacer y llevar algo de comida para compartir es suficiente para romper el hielo y que quieran escuchar lo que tienes que decir.

 

Mientras se creaba la confianza, escuchaba las historias de cada uno de ellos. En ese lugar hay una pareja de jóvenes que se conocieron en la calle, no en la calle de vivir, sino en la calle de como se conoce alguien que va a clases y se encuentra con un extraño en la vía y deciden conocerse. Ella tiene su casa pero el joven en la calle la cautivó. Luego de un tiempo saliendo, y ella recibir varias negativas cuando le decía para conocer su casa,  un día decidió seguirlo, en ese momento descubrió que vivía debajo de un puente. El amor pudo más que la realidad, ella decidió irse de su casa y vivir a su lado, actualmente está embarazada y dice, por muy increíble que suene, que se le hace más fácil vivir en la calle y conseguir alimento que estar en su casa y tener que trabajarlo.

Otro de los casos es el de un español que vino de Malaga, España. Entre verborrea, y una que otra incoherencia, habló de lo mucho que ha viajado y como llegó a Venezuela. En algunos momentos dejé de creerle pero hasta hablamos en ingles, ¿Cuántas personas en situación de calle hablan ingles fluido?. Mencionó que un día tomó un avión y al llegar al país se enamoró de una mulata que terminó dejándolo en la calle, desde entonces vive “aquí y allá”, dice que el es “un malandro, que vean rostro”, luego bromea y dice: “eso me lo enseñó un venezolano, me dijo que así me respetaban en la calle”. Lamentablemente perdí el contacto con éste personaje, me acerqué en 3 oportunidades pero me dijeron que se fue al interior del país, “a seguir su rumbo”, que se iba a Uruguay.

La mayoría viven de la venta de cartones y de buscar comida en la basura, viven en la calle sin tener a donde ir, algunos de ellos hasta tienen un pasado oscuro que los obligaron a mudarse al Guaire.

El otro punto donde se concentra otra “comunidad” es en “La Rampa”. Al frente de un local de parrillas en la Av Río de Janeiro en Las Mercedes se sientan y organizan los cartones y los preparan para su venta. En este lugar hay un señor mayor y un grupo de jóvenes, entre ellos 3 mujeres con sus parejas. Una de las jóvenes tiene un bebé y espera otro, la otra se acaba de enterar que está embarazada. Ellos no son delincuentes ni roban, más bien los comerciantes los ven como un mal necesario, recolectan los cartones de la calle y mantienen a los delincuentes alejados de sus negocios, es como una especie de “intercambio comercial”.

 

Buscan comida en la basura y restos de pellejo, huesos y piel que les regalan en una carnicería de la localidad. Hablan que los ven mal en la calle pero ellos solo se dedican a trabajar y a buscar el sustento para ayudar a su familia y aquellos que están por venir.

Ganan entre 30.000 mil y 40.000 mil bolívares a la semana. No les alcanza para mucho pero, como a muchos venezolanos, les toca sobrevivir con lo poco que tienen.

Los “Garimpeiros” del Guaire

Luego de pasar varios días en el Guaire a la altura de Las Mercedes, me traslado hacia Antimano, en ese lugar cerca de la pasarela de la UCAB hay un grupo de jóvenes al costado de la autopista bañándose con el agua que proviene de una tubería principal de agua que surte a Antimano, Montalban y El Junquito.

Luego hacer el primer contacto y comprometerme de ir al día siguiente para ver como buscan oro me retiro. La mañana siguiente, de los 6 que habían, sólo está uno de ellos junto a su novia, me dice que los demás se fueron. En ese momento le pregunto ¿realmente buscas oro en el Guaire?, el exclama que sí, que eso era meterse y con la mano saca lo necesario y el resto lo desecha, no le creí mucho pero decidí ver como lo hacía.

El joven bajó el muro del Guaire y comenzó la faena, estuve viendo como hacía el trabajo durante 2 horas. Cuando salió del agua le pregunté que había conseguido y me mostró 3 piedras que él dijo que vendía como oro, cuando las sacó pude ver un pedazo de vidrio, una piedra negra y otra blanca de jardinera. Le dije que me parecía muy bien pero que me tenía que ir, en ese momento veía muy lejos el reportaje de los “Garimpeiros” o hasta que no existía semejante comunidad dedicada al rebusque en el famoso río.

A los pocos días, hablando con varias personas, me dijeron que me acercara a Quinta Crespo, personas aseguraban que en ese lugar se concentraban todos, decidí hacer caso y una mañana me acerqué. En el sitio le pedí direcciones a un PoliCaracas y me dijo que están en Caño Amarillo, que desde el Calvario los veía. Una vez en el Calvario, desde la cima en el busto de Zamora, me sentí hablando como Maduro, observé a uno dentro del Guaire, eran las 11:00am. Al verlo no me sorprendió mucho, pensé que uno sólo no era suficiente para un reportaje.

whatsapp-image-2017-02-05-at-6-57-05-pm-1

Un oficial de policía se me acerca y comenta: Que lástima esos jóvenes en ese río, no tienen idea de las enfermedades que van a padecer en un futuro. En ese momento pensé ¿jovenes?, pero si solo veo a uno… El oficial me dijo que si bajaba al Silencio y me “comía la flecha” hacia Caño Amarillo en ese punto vería a varios. Decidí seguir la dirección.

El trayecto te aleja un poco de la zona de comfort a la que muchos caraqueños están acostumbrados. Pero como uno es terco, le gusta la adrenalina y cree que la vida es un juego, no importa. Siempre me tildan de loco, de jugar con la suerte y otras cosas mas. Realmente esto es simplemente amar lo que haces.

La entrada al lugar es un estacionamiento que parece un picadero de vehículos, al entrar es como si tuviera un papel en la frente que dijera “periodista” o “extranjero”, todos voltean a verme como los pasajeros ven a un vendedor de dulces de una camioneta, esperando que saque el chiclet o la pistola, así me veían. En la puerta pregunto, me dicen que siga y baje por la rampa, en ese punto vería lo que busco. Antes de bajar la rampa, a mano derecha, hay una casa improvisada con aproximadamente 30 personas recién aseadas, le pregunto donde se consigue las personas que buscan oro, solo recibo miradas y puro silencio. Uno de ellos dijo “baja y habla con los muchachos a ver que dicen”.

Mi cara fue de sorpresa… aproximadamente 30 personas en la ribera del Guaire sacando tierra del fondo y revisando a ver que encontraban. Uno de ellos se acerca y me presento, le explicó la idea y estuvo de acuerdo. Debo confesar que en un momento pensé que no iban a estar de acuerdo y que me dirían que me retirara del sitio.

Durante los siguientes días conocí su oficio, me hablaron que no viven en la calle, todos estudian, tienen otro trabajo, tienen hogares y realmente vi que eran personas unidas y con modales. Eran bien hablados, respetuosos, se cambiaban la ropa al terminar la jornada y lo único que nos hacía diferente es que ellos se meten en el Guaire para buscar oro, plata y bronce que puedan vender y yo lo documento. Esa era la única diferencia, ah, y que ganan más de 150.000 bs semanales. Por un momento pensé también en buscar oro.

Dejé de llamarlos garimpeiros después de conocerlos y de saber que ni remotamente se parecen a ellos. Todos viven cerca, son vecinos o como ellos dicen “del mismo cerro”. Trabajan, viven con sus familias y llegaron porque un señor, el veterano del lugar, que apareció en un cameo en Huelepega, tiene 30 años haciéndolo y les dijo que si se ganaba plata, era un trabajo sucio pero se ganaba más que en una oficina.

Todos quisieran trabajar en una empresa, con traje y que el dinero les alcance, todos lo desean pero el tren de la realidad se los lleva por delante y les dice que en Venezuela no es posible, que más puede el rebusque que el conocimiento, experiencia o estudios. Al despedirme prometo regresar y continuar documentando su trabajo, me dicen que no hay problema, que regrese cuando quiera que ellos seguirán en lo suyo, sacando las riquezas que mueve el Guaire.

Luego de varios días y muchas historias, éste tipo de reportajes te hacen, de alguna forma, crecer y aprender de las demás personas. Me dejó claro que hay quienes hablan sin saber. Antes de conocerlos la gente me decía que estaba loco, que puros delincuentes, piedreros y malandros hacen eso; Solo un loco entra en esos lugares; La gente que hace eso no se quiere ni valora… en fin, miles de cosas que crearon un prejuicio en mí que fue destruido luego del reportaje. Todos ellos tienen una historia que contar, tienen diferentes oportunidades y diferentes realidades, solo hablar con ellos te hace ver que son igual que cualquier otro venezolano en traje o con mayores oportunidades, todos tienen algo que decir y necesitan una forma de hacerlo, en ese momento entro y muestro su realidad.

 

 

 

 

 

Advertisements

25 Comments Add yours

  1. jose prieto says:

    Excelente, lo felicito.Nunca me hubiese imaginado esta cara de esa realidad.

    Like

  2. Excelente reportaje, siempre tuve curiosidad de este tema; por una noticia que vi hace un tiempo, esto ha aclarado mucha de mis dudas, y si 1gr de oro lo venden en 70mil bsf sí les resulta un negocio muy lucrativo, aunque si ganan tanto dinero pudieran prepararse con una mejor indumentaria para reducir el riesgo de hacer este trabajo tan peligroso.

    Like

  3. angel hernandez says:

    me consta la mayoria de las cosas que indicas en tu reportaje, yo trabajo por los cortijos y siempre llegan grupos revisando la basura por pellejos de pollo, carton y papel blanco yo les almaceno el papel y se los doy en bolsas aparte para que no me habran las bolsas de la basura y asi ayudarlos un poco son buena gente…

    Like

  4. Daniel Alfonzo says:

    excelente reportaje, tenia ya un tiempo intrigado con esta modalidad de conseguir dinero ya que había visto a varios en la riveras del guaire a la altura de los chaguarmos haciendolo, es impresionante lo que la realidad de nuestro país esta logrando en algunas personas. Gracias por hacer llegar de esta manera la información.

    Like

  5. Increíble este trabajo. Te felicito porque nadie habla de esto y está claro que es una realidad que nos revienta en la cara. Saludos.

    Like

  6. Angel Alfaro says:

    Muy bueno tu reportaje a pesar de que no estuve allí, tu narración de los hechos hizo que me trasladara al lugar, al igual que tus gráficas muy buenas. te felicito, espero leer otro reportaje así como este.

    Liked by 1 person

  7. Buen reportaje.
    Increíble que se gane más rebuscando entre la basura del país que preparándote y siendo un profesional.
    Cuando la economía de un país es desastrosa se ven cosas irónicas como estas.

    Like

  8. 82271135 says:

    Exelente reporteje es increible pero cierto lo q hacen esa persona para poder alquiir el dinero humildemente un poco fuerte y sucio el trabajo pero la necesidad tiene cara de perro por eso no se sabe lo que puedad pasar el dia de mañana uno esta quisas uno llegue hacer estoy tambien para alquiir dinero humildemente.

    Like

  9. Mapyscorner says:

    Excelente tu reportaje, muy valiente, no imaginaba nada de lo que has dicho

    Like

  10. Victor Perez says:

    Muy bueno el reportaje lo felicito por su audacia y espero seguir leyendo mas historias escritas por usted.

    Like

  11. anubis says:

    Excelente tu reportaje

    Like

  12. 29504407 says:

    Exelente reportaje, muy bueno de verdad y como dicen la gente son ladrones piedreros etc, no de verdad excelente tuve desde pequeño esa curiosidad de saber por que esos hombres muchacho hacen esas cosas como meterse en un ria guiare … De verdad muy bueno.

    Like

  13. Lysmar Acevedo says:

    ¡WOW! !Cuantas cosas pasan en a ida y uno no tiene ni idea! Es triste esta realidad, a los niveles de desesperación que ha llegado nuestro pueblo. Te felicito por las agallas que tienes para hacer reportajes como este y sacarnos a muchos del oscurantismo en el que vivimos.
    *****

    Like

  14. alex says:

    excelente roman muy buen reportaje..!

    Liked by 1 person

  15. Andrea says:

    Excelente este reportaje, no queria que terminará… es como un libro de esos buenos que te adentras y no quieres salir… hasta que descubres que es una triste y verdadera historia que jamás quisieras que estuviese sucediendo.

    Liked by 1 person

  16. Milena says:

    Me encanto el reportaje muy bueno felicidades, esas personas son de mucho valor, Dios te bendiga

    Like

  17. Miguel brito says:

    EXCELENTE REPORTAJE. TE DEMUESTRA CON MUCHA CLARIDAD QUÉ NO DEBES JUZGAR A LAS PERSONAS SIN CONOCERLAS. ADEMÁS TE MUESTRA LA REALIDAD DE UNAS PERSONAS QUÉ DE UNA MANERA U OTRA SE SACRIFICAN SOLO POR LLEVAR ALGO MÁS AL HOGAR.

    DIOS LOS GUÍE POR EL CAMINO DEL BIEN.

    Like

  18. Yane says:

    Excelente… Eso es como la otra cara de la moneda… Aprendemos a no juzgar sin saber…

    Like

  19. Sry says:

    A la Jungla he entrado, he estado y compartido con esta población.
    El reportero ha dicho la verdad: basta con que te expreses con claridad y hagas contacto directo, de preferencia aportando ropa o comida. Yo lo hice y me satisface que otros reflejen los rostros de la gente que hace vida donde habita el olvido. Yo compartí con ellos este 24 de Diciembre de 2016.
    La rampa efectivamente es otra comunidad pero parece que no te dejaron observar mucho.
    Y en Caño Amarillo habita población del 23E pero nunca me he acercado. Deberíamos ir porque yo si quiero conocer el rostro de la Caracas que estamos cultivando.
    Mis respetos a todos aquellos que sobreviven dignamente en esta ciudad de la furia.
    Román llévame..!

    Like

    1. RcamachoVzla says:

      Hola, claro!, hay q coordinar y podemos ir, no tengo problema. Sobre la rampa, si estuve con ellos y me mostraron todo, hasta recorrimos las calles en busqueda de comida, lo que sucede es que ya los saqué en otro reportaje, éste se enfocó más en la gente de caño amarillo que el resto, los mencioné porque hice mención a todas las personas q habitan en ese conocido, hasta odiado, río

      Like

  20. Johnny San says:

    Muy bueno el reportaje lastima que fue corto, espero leer mas a futuro, felicidades!!

    Like

  21. Julio says:

    Buscar, investigar, verificar por sí mismo , y abrir los ojos sobre las realidades que muchos desconocen, isso es puro periodismo!!! Excelente trabajo, lleno de humanismo. 👍🏼👍🏼👍🏼👌🏼👌🏼

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s